domingo, 25 de diciembre de 2016

Canciones con filosofía: Father Figure

El 2016 no para, honestamente no va a parar y pues ya mejor que me lleve a mí. 

Murió George Michael a los 53 años. Los más jóvenes pensarán que es el del grupo este que le gustaba a Deadpool y pues sólo existirá brevemente para ellos. Wham! Exclamarán algunos. 

Honestamente, me cagaba Wham!, en especial Wake me up before you go go, me cagó cuando la hicieron en Glee, cuando la coverean y cuando a huevo la ponen en Mix fm, me caga que sea una canción de rockola. La única vez que me reí cuando la escuché fue cuando la pusieron en Zoolander y los idiotas de los modelos se queman. Por eso me acuerdo de la canción. 

Pero George Michael, qué tamaño de hombre, honestamente jamás me fijé en su preferencia porque mis fantasías decían otra cosa, otro rockstar de los ochenta (al menos en apariencia), pero que no figuró en mis listas. 

Yo bailaba la de Faith, por un capítulo de la deliciosa serie Will and Grace, como la bailaba el guapísimo de Eric McCormack, ahí empezó la verdadera moda de los metrosexuales y de los homosexuales increíblemente atractivos. Había una verdadera libertad sexual. No como ahora que todo es políticamente correcto. 

Me encantaba Kissing a Fool, me despertaba mis primeras melancolías, poco después escuché Freedom, Fastlove, As (con Mary J. Blige) y el cover en vivo de Don't let the sun goes down on me con sir Elton John. George Michael era un artista completo, además de que estaba hecho a mano. Con él había un fenómeno de un modelo masculino para los homosexuales que tenían cierta virilidad y sensualidad para las mujeres. Ahora, esta tendencia es mucho más marcada a otros comportamientos, pero con George Michael era así. Lo veo como un moderno Freddie Mercury. 

No tengo mucho material para hablar de George Michael, porque me gustaba más en los noventa. Creo que en 2004, con su canción Amazing, fue una gran coronación como uno de los grandes ídolos pop. Y no sólo eso, marcó su regreso a la música con ideas frescas y nuevos ritmos. 

Pero, una canción en donde expreso mi vulnerabilidad... una que me pega y me llega, es el track número dos del disco Faith: Father Figure. Vaya, cuando me sentía desprotegida, sola y sin amor, era la canción que ponía y que me encantaba cantar. 

Ahora la oigo hoy, hay canciones de las que huyo, y ahora se mezcla con el anhelo y con mis obsesiones. Porque lo que quiero es un hombre que me proteja, que me ame hasta el fin de los tiempos, que me guíe. Dicen que una chica busca una especie de figura paterna, una figura fuerte masculina. 

Pero esta teoría encierra un peligroso anhelo: por una parte se idealiza a la figura paterna y por otra, más peligrosa aún, la chica puede aceptar como normal comportamientos desagradables y machistas, como la violencia o la humillación. 

Yo quiero una relación en donde la figura paterna me quiera bien, me cuide y me ayude a ser quien soy. Estoy harta de sentirme insegura y mal conmigo. Yo sólo quiero a alguien así. 

Descansa en paz, dulce Adonis, George Michael: un gran músico y una bella fantasía. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario